El masaje en el punto “G” es una técnica que permite alcanzar placer sexual por medio de la estimulación. Para lograrlo es necesario localizarlo y saber cómo estimularlo. Por ende, es importante aprender a cómo dar masajes en el punto G a tu pareja.
El masaje en el punto “G” es ideal para darle un empujón a tus relaciones sexuales, ya que permite alcanzar orgasmos más intensos y satisfactorios. Los beneficios de este tipo de masajes son muchos, desde la curación del cuerpo hasta la mejora en las relaciones interpersonales.
Algunas personas pueden sentir un placer intenso al estimularlo, mientras que otras no experimentan ninguna sensación o sólo algunas veces en el transcurso de su vida. No hay dos personas iguales y por ello es importante descubrir cómo se estimula mejor tu pareja.

Qué es el punto G

El punto G es una zona que, cuando se estimula, puede provocar un intenso placer sexual. El punto G es más fácil de estimular en mujeres que han dado a luz por vía vaginal (alrededor del 60%), pero también está presente en mujeres que no han dado a luz.
El punto G ha sido un tema controvertido durante siglos, ya que muchos científicos creen que no existe y otros argumentan que sí. Sin embargo, se cree que estimular esta zona puede aumentar el flujo sanguíneo, lo que ayuda a las mujeres a alcanzar el placer orgásmico. En Tantra Usuaya te decimos cómo se dan estos estupendos masajes.

Que es el punto G femenino

El punto G es una zona sensible situada en la pared anterior de la vagina, a unos 5 a 10 cm de la entrada. Es posible tener un orgasmo estimulando el punto G, pero no es necesario para disfrutar del sexo.
En la mayoría de las mujeres se pueden encontrar su punto G simplemente introduciendo uno o dos dedos en la vagina y buscando una zona rugosa de tejido del tamaño de una moneda de 25 centavos.

>  El erotismo del pie

Qué es el punto G masculino

El punto G masculino es una zona de tejido situada a unos dos 2,5 centímetros en la pared anterior del recto. Está formado por dos músculos esfínteres: el esfínter uretral interno y el esfínter uretral externo. El esfínter uretral interno se encarga de controlar la micción; el esfínter uretral externo, de la eyaculación.
Cuando el hombre está excitado, estos músculos se estiran para permitir que fluya más sangre hacia el pene, lo que hace que se llene de sangre y se ponga erecto. Una vez alcanzado el orgasmo, vuelven a contraerse para expulsar el semen mediante la eyaculación.
El punto G masculino también contiene terminaciones nerviosas muy sensibles al tacto, al igual que los genitales femeninos.

Cómo encontrar el punto G para dar un masaje inolvidable

El punto G es un lugar que se estimula con cualquier movimiento o presión, lo que provoca una sensación de placer y excitación. Existen muchas maneras de alcanzar el punto G masculino y femenino para hacer que la pareja disfrute del sexo. Pero hay que ser cuidadosos con la potencia del movimiento y la presión que se utiliza.

Cómo encontrar el punto G para dar un masaje inolvidable en la mujer

Es una zona delicada de la vagina que se extiende unos cinco o seis centímetros y se encuentra en la pared superior del canal vaginal. Esta zona tiene una alta concentración de terminaciones nerviosas y es la responsable de provocar un intenso placer cuando se estimula adecuadamente.
La localización del punto G puede variar de una mujer a otra, pero normalmente se siente como un pequeño bulto bajo el hueso púbico. El tamaño y la forma de esta zona también pueden cambiar de un ciclo femenino a otro.
Para encontrarlo, debes colocar dos dedos en el interior de la vagina y enróllalos hacia arriba, en dirección al ombligo. Si notas algo parecido a una nuez o una almendra en cuanto a textura, puede que lo hayas encontrado.

>  Masaje tántrico para principiantes: consejos

Cómo encontrar el punto G para dar un masaje inolvidable en el hombre


Encontrar el punto G en el hombre puede ser difícil debido a su ubicación y a que muchas veces no se nota. Sin embargo, si sabes cómo buscarlo, es posible que hagas experimentar orgasmos mucho más intensos a tu pareja.
El punto G en el hombre está situado justo debajo de las vías urinarias, entre la base del cuello del pene y el ano. Es más, o menos como una pequeña bolsa con forma de huevo que se puede palpar a través de la piel del perineo.
El masaje del punto G en el hombre es similar al masaje de la mujer: estimulación manual y penetración vaginal con dedos o vibrador. Encontrar el punto G en el hombre puede ser difícil porque hay muchas veces que no responde bien a la estimulación directa.

Ventajas de dar un masaje en el punto G femenino y masculino

Estas son algunas de las ventajas de hacerle un masaje en el punto G a tu pareja:

  • Curación a nivel mental: El punto G es una parte del cuerpo que está relacionado con el sistema nervioso. Esto significa que toda la información que recibimos a través de las terminaciones nerviosas también puede ser utilizada para aliviar los problemas de salud mental.
  • Hace los ciclos mensuales más llevaderos: si sufre de migrañas o cualquier otro tipo de dolor menstrual, el masaje en el punto G es la respuesta adecuada para tu pareja. Se ha demostrado que es efectivo en reducir los ciclos menstruales dolorosos y los dolores abdominales que se presentan durante los períodos.
  • Menos tensión muscular: los masajes estimulan la circulación sanguínea y la circulación linfática, lo que ayuda a las células a renovarse más rápido y eliminar la tensión muscular. También se han visto beneficiosas en el tratamiento de dolores de espalda y cuello y también en la prevención de accidentes cardiovasculares.
  • Sentirse bien consigo mismo: el masaje es una gran manera de conectar con el cuerpo, de sentirse bien contigo mismo.
  • Relajar a tu pareja: estos masajes te ayudan a relajar y brindan momentos para estar conectados con las emociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *