hacer masaje erótico mujer

Saber cómo hacer masajes relajantes para mujeres es una forma única de cuidar de ella y hacer que la llama se encienda aún más. Extiende el deseo que sentís el uno por el otro a lo largo de un dulce y ardiente masaje erótico con las pautas que te daremos en este post.

No hay nada como un buen masaje para terminar un día complicado y darle ese toque de excitación que buscamos sentir en nuestro día a día. Es perfecto para aquellas personas que buscan sorprender a sus parejas y también para los que quieran probar cosas nuevas e innovar en su relación.

Redescubrir juntos nuevos placeres es una forma ideal de reforzar los vínculos de vuestra relación. ¿Te atreves a aplicar nuestros consejos sobre cómo hacer un masaje erótico a una mujer? ¡No es tan difícil como piensas!

Consejos para saber cómo hacer un masaje erótico

Ahora ya sabes el paso a paso de cómo hacer un masaje erótico a una mujer, pero siempre se puede aprender mucho más. El proceso no es lo único importante, sino también los pequeños detalles que vayan sumando a crear una experiencia completamente inolvidable para los dos.

Crea la atmósfera adecuada

Un masaje erótico también se alimenta de la atmósfera que creas en el ambiente mientras este va a ser realizado. Para ello, las velas siempre serán un buen elemento que añadir. Utiliza una luz tenue, y deja que las velas sean prácticamente la única iluminación.

Piensa en otro tipo de elementos, como el poner música de fondo, encender incienso o utilizar incluso velas aromáticas. Todo lo que se te ocurra que pueda añadir un toque aún más íntimo al encuentro.

Utiliza los complementos adecuados

Para dar un masaje erótico a una mujer se pueden utilizar una gran variedad de complementos que te ayuden a proporcionarle un placer aún mayor. Puedes regalarle un complemento de lencería especial solo para la sesión, hacerte con un kit erótico de masajes, o incluso hacerte con algún juguete erótico que puedas utilizar en la última fase como hacemos nosotros en nuestro masaje Usuaya Experience.

Estimula todos sus sentidos

No te quedes solo con el sentido del tacto, puedes estimular muchos otros sentidos utilizando las técnicas adecuadas. Para el gusto, puedes añadir vino, chocolate o un poco de nata y dárselo a probar durante la sesión. También puedes probar a cubrir sus ojos con una venda o hacerle un masaje estando boca arriba para que pueda verte mientras la masajeas. Elige un hilo musical que pueda gustarle o susúrrale cosas al oído cuando te acerques a ella.

Utiliza todo tipo de técnicas: pellizcos, masajes, rápido, muy lento…

Un masaje te ofrece una infinitud de alternativas para utilizar en cómo hacer un masaje erótico a una mujer. Eso quiere decir que no debes quedarte solo en frotar, sino que también puedes pellizcarla en determinadas zonas, cambiar el ritmo del masaje de rápido a lento e incluso arañarla sutilmente en las zonas más delicadas.

Ve a por todas las partes de su cuerpo

como dar un masaje sensual

Igual que comienzas por su cuello y finalizas en la parte superior de sus piernas, no te olvides del resto de zonas de su cuerpo. Si quieres intensificarlo, sentaros uno frente al otro, entrelazando vuestras piernas y comienza a masajear su abdomen, la zona de debajo de su pecho, sus caderas, sus muñecas, etc.

>  Descubre el placer con el Masaje Usuaya Thailandés

Para saber bien cómo dar un masaje erótico a una mujer, se debe ser creativo y buscar formas originales de estimularos el uno al otro. También puedes probar otro tipo de masajes eróticos como el sensitivo o californiano.

No tienes que utilizar solo las manos

El cómo hacer un masaje erótico a una mujer no solo involucra tus manos. Puedes utilizar el resto de tu cuerpo para hacerlo incluso más interesante. Por ejemplo, en nuestro masaje erótico Magnum Usuaya utilizamos las manos y todo el cuerpo para crear una experiencia todavía más estimulante.

Escucha su lenguaje corporal: ¿cómo está reaccionando?

A medida que vayas descubriendo cómo hacer un masaje erótico a una mujer, podrás ver cómo su cuerpo reacciona a tu tacto. ¿Qué te está diciendo? Se puede inclinar hacia ti, buscando tu tacto, también suspirar cada vez más fuerte o incluso le podrán dar pequeños espasmos de placer mientras lo realizas.

Escúchala y deja que su respiración y su lenguaje corporal te comuniquen cómo ve bien lo estás haciendo. Al fin y al cabo, esta tiene que ser una experiencia placentera para los dos. Si hay algo que haces y ella se queja, entonces cambia de estrategia.

Consejos rápidos para dar un masaje erótico a tu pareja

Aquí tienes unas cuantas pautas más adicionales para que el masaje erótico salga perfecto:

  • Promueve la comunicación entre los dos durante toda la velada: ¿te está gustando esto? ¿Hay algo que te esté gustando que quieras que repita? ¿Te estoy haciendo daño?
  • Olvida los tabús y no tengas miedo a probar cosas nuevas
  • Céntrate en que los dos disfrutéis mientras hagas el masaje
  • Puedes cambiar de escenario, la cama no es el único lugar donde puedes hacer el masaje. ¿Por qué no en un jacuzzi? En el masaje Elixir Usuaya hemos apostado por esta alternativa.

Cómo hacer un masaje erótico paso a paso

En la cama debemos dejar todos nuestros miedos y prejuicios a un lado y dejarnos llevar con el propósito de descubrir nuevas sensaciones y estímulos. Un masaje erótico es la forma ideal de calentar motores y comenzar a conoceros aún más el uno al otro de una forma cálida y cercana.

Así que fuera tabús, te contamos los pasos que debes seguir sobre cómo hacer un masaje erótico a una mujer paso a paso.

Prepara la habitación para el masaje erótico

masaje erótico a una mujer

Antes de comenzar, debes preparar bien el lugar en el que darás el masaje erótico a la otra persona. ¿Dónde piensas hacerlo? ¿En vuestro hogar o en un hotel? ¿Cuál será el más adecuado? También debes pensar en dónde se tumbará tu pareja mientras realices el masaje, ya que este lugar tiene que ser cómodo para ella y también para ti a la hora de hacerlo.

Por otro lado, piensa en qué vas a necesitar utilizar durante el masaje: aceite, velas, pétalos de flores, quizás hasta puedes ir a un sex-shop y buscar algún artículo interesante que pueda darle intensidad.

Ve construyendo la tensión poco a poco desde los hombros

El cómo hacer un masaje erótico a una mujer guarda su magia en la tensión que se va construyendo poco a poco. Para ello comienza como siempre, masajeando los hombros con movimientos fluidos y suaves, dejando que tus manos se deslicen por su cuerpo gracias al aceite de masaje que hayas utilizado.

Ayúdala a que vaya relajando la tensión de su espalda y su cuello, y ve preparándola para el resto. De sus hombros, pasa a sus brazos, y trabájalos con cariño y cuidado, subiendo y bajando tus dedos mientras notas cómo ella va entrando en calor.

Haz fuerza con tu dedo pulgar y las yemas de tus dedos de forma firme, pero sin apretarla. Esta fuerza solo acompaña, no debe empujar ni hacerle daño.

Dirígete hacia zonas más delicadas

Una vez ya te hayas movido por la zona alta de su espalda, es momento de ir hacia abajo, hacia la zona lumbar. Puedes usar tus dedos pulgares para recorrer su espina dorsal hasta la nuca y hacerle un pequeño masaje al final. También puedes hacerlo a la inversa, yendo hacia abajo y masajeando la zona de piel más cercana a su ropa interior.

Recorre con las palmas de tus manos su cadera, llevándolas hacia el exterior y haciendo un poco de presión con la parte más dura de tu mano. Recuerda siempre que debes ser muy sutil, ya que para saber cómo hacer un masaje erótico a una mujer se tiene que utilizar siempre movimientos delicados y suaves.

>  El chocolate: un placer irresistible en tu piel

Pasa a masajear las piernas

Este es el momento en el que se construye la mayor tensión cuando estás buscando cómo hacerle un masaje erótico a una mujer. Una vez hayas trabajado la zona baja de su espalda, sitúa tus manos justo por debajo de sus glúteos. Masajea esa zona haciendo círculos sin llegar a tocar verdaderamente su nalga.

Con tus pulgares, al tiempo que la estás masajeando, acércate a sus ingles, sin llegar a tocar la zona genital. Solamente roza la zona cercana estimulando todos los nervios que ahí se alojan. Nota como su cuerpo despierta e incluso, como su espalda se arquea ligeramente bajo tu tacto.

El toque final del masaje erótico

Termina acercando tu cuerpo a ella todo lo posible para que note tu calor y que os sintáis más unidos todavía. Sube tus manos y recoge con tus palmas sus glúteos, masajeándolos muy despacio pero intensamente.

Utiliza el mismo truco que al final y con tus dedos pulgares sigue acercándote a las zonas más erógenas, sin llegar del todo a tocarlas.

El siguiente paso dependerá de los dos, ¿qué será lo siguiente después del masaje erótico que has hecho a tu pareja?

Beneficios de los masajes eróticos

Aprender cómo hacer un buen masaje erótico a una mujer y llevarlo a cabo adecuadamente os ayudará y brindará una gran cantidad de beneficios a vuestra relación. Si todavía no te has animado a probarlo, aquí tienes una serie de razones por las que no deberías esperar más a hacérselo a tu pareja.

Estrechar los lazos en la pareja

como dar un masaje erótico a una mujer

Un masaje erótico os ayudará a crear una conexión de pareja mucho más estrecha. Descubriréis juntos nuevas partes de vosotros mismos a través del placer y los estímulos.

Sabrás más sobre tu pareja, sobre en qué zonas es más sensible, qué es lo que le gusta y descubriréis una nueva forma de erotismo que no se centra tanto en la penetración o la masturbación, si no en la estimulación de todas las partes del cuerpo.

Relajar el cuerpo

Llevamos un ritmo de vida muy exigente y no permitimos que nuestro cuerpo descanse del esfuerzo físico que esto supone. Pasando una velada como la que te proporciona un masaje erótico conseguirás darle a la otra persona un momento de tranquilidad, en el que poder olvidarse del trabajo y los momentos de estrés que haya pasado a lo largo del día.

Aumentar la libido

¿Crees que os estáis dejando comer por la rutina y habéis perdido el deseo en tu relación? Como probablemente ya sepas, probar cosas nuevas es la forma ideal de reavivar la llama. Sorpréndela un día cualquiera y sin que se lo espere ofrécele un masaje al final de la jornada.

Torna lo que podría ser un masaje normal en uno más erótico, declarando tus intenciones a través de tu tacto, tu cuerpo y la forma en la que trabajas sobre el suyo.

Encontrar un espacio de libertad para los dos

Otro problema que puede surgir en las relaciones de pareja es el no encontrar el momento de estar a solas o poder disfrutar de actividades en pareja. Un masaje erótico es algo que puedes hacer en tu propia casa, por lo que no necesitaréis buscar un fin de semana o un día libre para poder estar juntos.

Será un momento solo para vosotros.

Un regalo ideal para fechas señaladas

¿Ya no se te ocurren ideas para regalarle algo a tu pareja por San Valentín, Navidad o vuestro aniversario? Dar experiencias es una nueva forma de regalar, de la que además podréis disfrutar los dos juntos.

Crear un día entero entorno a la felicidad de la otra persona es el regalo perfecto para demostrarle lo mucho que te importa. Salid a cenar, arreglaros y pasad la noche en un bonito hotel donde lo dejarás todo preparado y enseñarle cómo haces ese masaje erótico a tu pareja.

Te animamos a que sigas aprendiendo más sobre cómo hacer un masaje erótico a una mujer con los siguientes posts:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.